photo-1528314157323-4907126cbbb9

¿Por qué debemos cerrar la tapa del váter antes de tirar de la cadena?

¿Alguna vez os habéis preguntado para qué sirve la tapa del váter? No consiste en un elemento decorativo ni en un asiento, sino que su función se centra en la higiene. Diariamente acudimos al cuarto de baño a hacer nuestras necesidades y, tal y como comentamos en nuestro blog  debemos mantener esta estancia del hogar en perfectas condiciones para garantizar nuestra higiene y una óptima salud. En este artículo desvelamos cuál es la importancia que tiene para nuestra salud tirar de la cadena con la tapa cerrada.

Un simple gesto para evitar la proliferación de bacterias

Tal y como comentábamos al inicio, acudir al cuarto de baño es una acción normal y necesaria. El cuarto de baño siempre se ha asociado a uno de los focos de bacterias más numeroso, pero lo cierto es que hemos desmontado el mito siempre que tengamos unos hábitos de higiene en este lugar.

La tapa del váter no se encuentra en el inodoro para aportarnos un plus de comodidad, sino que la razón va mucho más allá. Si se encuentra en él, es para evitar que las bacterias que se encuentran acumuladas a la masa de vapor de agua se propaguen al tirar de la cadena. De este modo, en el caso en que no bajemos la tapa antes de hacer la acción, las probabilidades de que estas bacterias estén esparcidas en toallas, paredes u otros artículos del baño, son muy altas.

Dentro de nuestro inodoro, podemos encontrar bacterias intestinales como Escherichia coli, Norovirus, Salmonella o Campylobacterentre, entre otras. Tienen la capacidad de saltar hasta un metro y medio de distancia en el momento en que tiramos de la cadena, gracias al remolino de agua que se origina. Por ese motivo, debemos bajar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena.

¿Qué son las bacterias?

Las bacterias forman parte de uno de los cinco reinos de la naturaleza. Nos ayudan a digerir la comida, destruir células que causan distintas patologías y suministran diferentes vitaminas a nuestro cuerpo. Por otro lado, encontramos de otro tipo para elaborar alimentos como el queso o el yogur. De la gran cantidad de bacterias que están en nuestro cuerpo, llama la atención que solo un centenar de ellas pueden ser peligrosas para nuestra salud. Estas bacterias son las infecciosas, que tienen la capacidad de reproducirse rápidamente en el interior del cuerpo causando enfermedades.

Según la Fundación Educación, Salud y Sociedad, tanto la cocina como el baño, son las estancias donde mayor concentración de bacterias existen. Por ese motivo, debemos limpiar a conciencia estos sitios con desinfectantes, puesto que de este modo se eliminan los microorganismos. Por este motivo, si tomamos una serie de medidas de precaución básicas y mantenemos altos niveles de higiene, no tendremos razones para preocuparnos.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email