wc2

¿Cuáles son las averías más frecuentes en los inodoros?

A menudo, nos preguntamos cuáles son los mejores inventos que existen. Evidentemente, cada profesional y cada circunstancia es única y determina una elección u otra. Lo cierto es que disponer de agua corriente o luz eléctrica son comodidades que percibimos como necesarias, pero hay que tener en cuenta que son facilidades que no existían hace siglos. Uno de los inventos más destacados sin duda es el del inodoro, tal y como recogimos en una entrada anterior en nuestro blog.

Problemas típicos que suelen producirse en los WC

Cuando hablamos del inodoro, hay que tener en cuenta que consiste en un invento que está compuesto por un depósito que contiene el agua y dos mecanismos: uno de descarga y otro de entrada de agua. Este último sirve para dejar listo el inodoro para la próxima vez que se utilice. Lo cierto es que la descarga es una de las más frágiles, puesto que se suele romper cada dos o tres años. Es lógico, debido a que se utiliza prácticamente a diario.

En caso de que la descarga se deteriore y deje pasar agua entre cada uno de los usos, será una fuga de litros de agua diaria. Este hecho repercutirá negativamente tanto en nuestras facturas como en el cuidado del planeta. Por ese motivo, es crucial prestar atención a si está cayendo agua, por mínima cantidad que sea, por el inodoro en estado de reposo. Por otra parte, también hay que escuchar si el tanque de agua se está rellenando y no tiene fin.

1. Sale agua de manera constante

Una de las averías más comunes es el hecho de que salga agua sin parar. En este caso, lo que ocurre es que la presa cuenta con grietas, es decir, que estamos desperdiciando agua. En este caso, hay que abrir el tanque del inodoro por la parte superior para comprobar el nivel de agua que hay en su interior. En caso de que dicho nivel de agua sobrepase la descarga, significará que el mecanismo de entrada de agua está roto. En este caso, lo más idóneo es que a través de productos de calidad y de profesionales, se sustituya el mecanismo entero por otro nuevo. En caso de que el nivel de agua no sobrepase la descarga, también será sinónimo de rotura y la solución también se basará en la sustitución por otro.

2. El tirador no funciona

En este segundo escenario, a veces lo que ocurre es que el mecanismo interior de descarga se ha soltado. Solo requerimos retirar la tapa del tanque y observar si la varilla que une ambas piezas está entera, pero suelta o bien, si ha sufrido rotura. En el primer caso, basta con engancharla para que vuelva a ejercer su función. En caso de que se haya roto, hay que sustituir el mecanismo.

3. El botón del descargador se ha roto

Sucede lo mismo que en la avería número dos. Deberemos abrir la tapa del tanque para ver si el cable o la varilla de plástico que une el pulsador y la descarga están sueltos o rotos. Para solventarlo, tendremos que volver a conectar en el primer caso o sustituirlo por otro en el segundo.

4. Tiramos de la cadena y no sale agua

Aunque parezca algo bastante simple, lo primero que hay que mirar es que la llave de paso del agua al inodoro esté abierta. Si se ha comprobado y continúa el problema, puede que se trate de que el mecanismo de entrada de agua está obstruido o directamente roto. Lo mejor es cambiarla por otra para que deje de ser un problema.

5. La llave de entrada está dura

La cal, especialmente en la zona del este de España, hace auténticos estragos y puede ocasionar bloqueos o roturas distintos mecanismos. Por esa razón, es mejor girarlos periódicamente para liberarlos del atasco. Una vez producidos, únicamente podremos cambiar la llave entera por otra, pero habrá que cerrar la llave general de paso de agua para no provocar una pequeña inundación. 

Como decimos, lo mejor es dejar este tipo de asuntos a profesionales. En Idrospania contamos con productos de calidad que destacan no solo por ello, sino por su resistencia. Basta con acceder a la sección de productos de nuestra web para escoger el que mejor se ajuste a las necesidades y gustos de cada persona.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email