Atención al cliente: 964 57 72 20
cisternas empotradas

Inodoros suspendidos: estas son sus ventajas

La decoración en los baños está cada vez más popularizada y con el paso de los años, se apuesta por incluir elementos más modernos. Atrás quedó la idea funcional de los baños, puesto que cada vez nos preocupamos más por el aspecto estético. 

Los inodoros suspendidos son un ejemplo de ello. En Idrospania podrás encontrar distintos modelos de cisternas suspendidas que se adaptarán a los diferentes diseños de baño. Sin embargo, antes de que apostemos por ellos, es importante conocer cuáles son sus características y sus ventajas. En este artículo explicamos cuáles son.

Los inodoros suspendidos son más alegres para la vista

La moda de la llegada de los inodoros suspendidos fue hace escasos meses. Muchas personas es posible que no sepan de qué estamos hablando, pero lo cierto es que continúan siendo una tendencia. Para quienes desconozcan de qué se trata, consisten en lavabos o bidets que están enganchados a la pared y por eso, da la sensación de que están suspendidos.

inodoros suspendidos

El aspecto visual de los inodoros suspendidos es que ofrecen mayor ligereza, son mucho más modernos y además de ello, son una opción más sencilla de limpiar. En parte por estas razones, se han convertido en un auténtico reclamo para los usuarios y las principales empresas distribuidoras de decoración de baños.

Estas son las ventajas de los inodoros suspendidos

Los inodoros suspendidos y bidets de este tipo, son mucho más agradables para la vista. Su aspecto combina la ligereza visual con la modernidad, que son aspectos que le aportan protagonismo en diseño de interior de baños. Asimismo, poseen proporciones, así como dimensiones que hacen que sean más elegantes que los tradicionales que conocemos. Esto se explica debido a que al permanecer suspendidos mantienen la cisterna oculta y evidencian una geometría más nítida.

inodoros suspendidos

Anteriormente lo hemos mencionado sin ahondar en ello, pero la facilidad de la limpieza es el aspecto más ventajoso. Debido a que no está en contacto con el suelo, la suciedad es más fácil de recoger y de fregar. Sin duda, la limpieza es la ventaja más destacable de los inodoros suspendidos. Por otro lado, si somos personas altas, podemos colocar los inodoros a la altura que nosotros queramos para ganar aún más en comodidad.

Hay que tener en cuenta que los inodoros suspendidos, debe colocarse con la cisterna oculta a la pared que está enganchada al inodoro. De esta forma, debemos pensar en que el tabique que aguante el lavabo tendrá que tener un grosor mínimo de 8 centímetros. Por ese motivo, lo primero es encontrar el lugar ideal para nuestra cisterna empotrada.

Para poder instalarlo en nuestro baño, necesitaremos que un especialista sea el encargado de colocarlo. En algunos casos, la labor puede ser algo complicada y por ello, nada mejor que acudir a los expertos para que lo hagan. Por otro lado, es común que alfgunas personas sientan algo de inseguridad al sentarse en los inodoros suspendidos al crearse la idea de que vuelan. Generalmente, la sensación suele desaparecer una vez se ha comprobado que no hay problema.

Ahora que conocemos cuáles son las ventajas de los inodoros suspendidos, es el momento de escoger el modelo que más nos interese y el que más se adapte al estilo de nuestro baño. Decorar el baño no es únicamente incluir accesorios en él para que sea más estético, sino que también hay que centrarse en el aspecto funcional. Cada uno de los elementos suma y por ello, no está de más indagar en nuevas alternativas que apuesten por darle a nuestra estancia del baño, un espíritu más innovador y moderno en el que poder sentirnos cómodos.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email