medical-mask-5085513_1280

Descubre por qué es importante hacer un buen uso de la mascarilla

Las mascarillas forman parte de nuestra vida desde que se inició la pandemia en marzo de este año. Todos somos conocedores de que nos protegen, protegemos a los demás y con ellas, contribuimos a que la crisis sanitaria pueda remitir para volver a la normalidad lo antes posible. Garantizan que no se dispersen las gotitas de saliva que salen de nuestra boca, puesto que quedan retenidas en ellas y se reduce la exposición al virus. Sin embargo, lo cierto es que debemos tener en cuenta que el buen uso de la mascarilla resulta crucial para mantener una buena salud. En este artículo explicaremos todos los detalles sobre ello.

No debemos colocar la mascarilla en la barbilla o el pelo por el riesgo de que contacte con bacterias

Colocar bien la mascarilla y emplearla adecuadamente, implica no inhalar las propias bacterias de la piel al apoyarla en la barbilla o el pelo. Los virólogos y expertos en microbiología de la Universidad CEU San Pablo Estanislao Nistal, han aseverado que no es necesario utilizarla, sino que es de gran importancia conservarla correctamente. Precisaron lo siguiente: “Tenemos que ser conscientes de que, cuando nos ponemos la mascarilla, entra en contacto con las bacterias que están en nuestra piel”. Lo cierto es que las mascarillas pueden ir acumulando bacterias, como los estafilococos, en el caso de que se apoyen en la barbilla o el pelo. Sin embargo, puede producir infecciones de índole respiratoria o una confección asociada a la gripe.

Por ello, no hay que mover ni retirar la mascarilla hacia la barbilla o el pelo, que acumulan microorganismos de nuestro cuerpo. Se debe manipular desde las gomas que se ponen en la parte trasera de las orejas. En caso de que debamos quitárnosla, es importante que podamos depositarla en un recipiente que no exponga a la mascarilla, como un sobre de papel. La razón se explica porque al ser deshidratante, dificulta el posible creciente de las bacterias.

Asimismo, si reutilizamos una mascarilla durante días que no sea apta para ello, acumularemos e inhalaremos dichas bacterias, produciendo molestias en garganta, boca o nariz. Los expertos no han dudado en señalar que existe la probabilidad de que las bacterias bajen a la parte baja de nuestros pulmones y con ello, producir infecciones que desemboquen en neumonía.

Ahora conocemos cómo utilizar la mascarilla y de qué forma colocarla. Desde Idrospania seguimos insistiendo en el uso de ellas para protegernos del virus y aconsejando depositarlas en el lugar adecuado para que no dañen al medioambiente.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email