origen-profesion-fontanero

¿De dónde proviene la profesión del fontanero?

Las profesiones cuentan con una historia que merece especial atención. Algunas de ellas como la cerrajería, provienen de Egipto, mientras que otras han surgido posteriormente. Este es el caso de la fontanería, que no estuvo presente en la antigüedad, puesto que el hombre primitivo no pensaba en instalaciones sanitarias ni conducción de aguas.

Una profesión que surgió en Roma

Roma, fue el imperio dominante que, a la hora de obtener agua, construyó acueductos y usaron cloacas. Asimismo, desviaron el agua de los ríos hacia las ciudades para así llevar el agua al uso de los palacios de emperadores y nobles. Por ello, es posible afirmar que los romanos fueron los primeros fontaneros de la historia.

La palabra fontanería, proviene del latín <<fontana>>, que significa fuente. La profesión se extendió por el hecho de que se construyeron acueductos y magníficos baños romanos allá donde el Imperio Romano penetró.

Sin embargo, el oficio de fontanero tal y como lo conocemos, surgió a finales del Siglo XIX, ya que aumentó el uso de materiales como el hierro fundido para crear tuberías y trabajar en instalaciones de fontanería. La profesión, ganó popularidad puesto que con la construcción de edificios, se requería de conducciones de agua e implementar tratamientos de aguas residuales, además de diseñar retretes.

Actualmente, un fontanero es alguien muy necesario en un hogar por posibles accidentes o simplemente, por el hecho de instalar en nuestro baño diversos accesorios. La fontanería cuenta con una curiosa historia a sus espaldas y es curioso observar cómo la utilidad que tenía hacer años, sigue siendo similar a la de hoy en día.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!