idrospania-marzo-2-portada

Conoce qué objetos contienen más bacterias que un inodoro

El sentimiento de repulsa hacia el inodoro ha existido desde siempre. ¿A quién no le ha ocurrido tener que ir a servicios públicos de un local y ver cómo estaba sucio? Hablar de un inodoro parece que es sinónimo de bacterias y suciedad, pero hay que destacar que multitud de objetos cotidianos tienen mayores bacterias que un inodoro. A diferencia de otros lugares, los inodoros suelen estar desinfectados a conciencia a diario por lo que son más higiénicos de lo que podemos imaginar.

El dinero es el rey de las bacterias

Comprar el almuerzo, una prenda de vestir o hacer la compra hace que estemos en contacto dinero con monedas y billetes. Se trata de unos de los objetos que mayor número de bacterias tiene, ya que pasa por miles de manos y monederos antes de nuestras manos. Dichas manos pueden estar sucias o haber tocado otros productos de dudosa higiene.

Por otra parte, los billetes también son empleados para consumir ciertas sustancias nocivas para la salud, por lo que lavarse las manos tras haberlos tocado es esencial. Y hablando de dinero, acudir al cajero es otra de las maneras de conseguirlo y estar en contacto con él. Estos establecimientos también tienen una ingente cantidad de bacterias por el hecho de haber sido usados por varias personas. Tanto el teclado como la pantalla, tienen un alto índice de peligrosidad a nivel bacteriológico.

Anteriormente, mencionábamos vagamente el hecho de acudir al supermercado. Los carritos de este tipo de establecimientos también contienen un buen grabado de bacterias. Así, la barra del carrito o la cesta donde incluimos los artículos contienen microorganismos que pueden ser nocivos para la salud. A veces, puede ocurrir que un alimento se rompa en su interior quedándose durante días provocando su descomposición.

Nuestro hogar no es inmune a las bacterias

En nuestra casa no vivimos solos. Las bacterias conviven en algunos de los objetos más cotidianos de la vivienda, especialmente aquellos tecnológicos que tienen teclas. El mando a distancia del televisor o del aire acondicionado es utilizado mientras comemos o cuando estamos con gripe en nuestra cama. Asimismo, si tenemos mascotas es muy probable que observemos cómo los lamen o los muerden, por lo que no es muy higiénico tocarlos después.

Por otra parte, encontramos la tabla de cortar alimentos como uno de los utensilios que más bacterias puede albergar. Debido a los cortes que realizamos en ella, se alojan en su interior pequeños trozos de comida que se descomponen y resultan poco saludables. No es suficiente con limpiar la tabla con un paño húmedo, sino que hay que desinfectarla debidamente con lejía frotando la superficie y dejándola secar para que el moho no se reproduzca.

Por último, el teclado del ordenador es otro foco de microorganismos. Al igual que ocurre con los mandos a distancia, no reparamos en pensar si no hemos lavado las manos o no tras su uso.

Toda precaución es poca y es importante conocer esta información y olvidarse de los estereotipos negativos de los inodoros, puesto que las bacterias están más presentes en otros objetos que en él.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email